El cuidado de tu nuevo gatito

Te estás preparando para traer a tu nuevo gatito a casa y todo es muy emocionante.


La última cosa en tu mente es la asistencia sanitaria preventiva. Pero es una buena idea pensar en estas cosas antes de recoger a tu gatito. De esa manera, sabrás qué preguntas hacer al criador o a la tienda.

Si ya has traído a tu nueva mascota a casa, no tengas miedo de estar en contacto con el criador. Es importante saber qué tratamientos pueden haber hecho a tu gatito.

Aquí hay algunas cosas importantes que debes saber sobre el cuidado de los gatitos para empezar:

Vacunas

Puedes vacunar a tu gatito contra 3 afecciones: gripe gatuna, enteritis y leucemia. Aunque los dos primeros raramente son mortales en gatos adultos, pueden ser graves si son contraídos por un gatito. El virus de la leucemia puede predisponer a tu gato a la anemia y los tumores, acortando su esperanza de vida.

La mayoría de los gatitos se pueden vacunar a partir de las 8 semanas de edad.

Necesitarán una segunda vacuna 3 semanas después. Una semana después de esta segunda vacunación, tu gatito podrá salir. Sin embargo, se recomienda que los mantengas dentro hasta que hayan sido esterilizados.

Tratamiento de pulgas

Debes preguntar al criador o en la tienda si han tratado a tu gatito contra las pulgas - es común que los gatitos lleguen con algunos huéspedes incómodos.

Las pulgas se encuentran generalmente sobre la espalda y la base de la cola. Busca la presencia de excrementos de pulgas - pequeñas motas negras que se vuelven rojas cuando las recoges en algodón húmedo.

Pesa a tu gatito antes de tratarlo contra las pulgas. El tratamiento depende de su edad y peso. Siempre revisa el envase y pregunta a tu veterinario si no estás seguro.

Vermicidas

Es siempre interesante preguntar a tu criador si ha desparasitado internamente a tu gatito. Las lombrices pueden propagarse de la madre al gatito, por lo que tu nueva mascota probablemente las tendrá. Y si tienes un gatito con pulgas, probablemente tiene tenia. Deberás desparasitarlo cada quincena desde las 2 semanas de edad hasta que tenga 12 semanas de edad. Una vez más, elije tu tratamiento de desparasitación basado en la edad y el peso de tu gatito. Muchos productos no se pueden utilizar en gatitos diminutos.

Microchip

Si vas a dejar que tu gatito salga de casa, conseguirles un microchip es una buena idea. Ten en cuenta que hay muchas Comunidades Autónomas en las que es obligatorio incorporar el microchip a los 3 meses de haber nacido o al mes de haberlo adquirido. Los gatos viajan a menudo distancias largas y pueden perder sus collares mientras están fuera. Un microchip te ayudará a localizar de nuevo a tu gato si se pierde o es robado.

Los microchips tienen aproximadamente el tamaño de un grano de arroz y generalmente se implantan en la parte posterior del cuello. Las agujas pueden ser bastante grandes para un gatito, por lo que vale la pena pedirle al veterinario que le ponga el chip mientras están siendo esterilizados. De esa manera estarán durmiendo durante todo el proceso.

Castración

Debes esterilizar a tu gato si deseas evitar gatitos no deseados. La esterilización también puede ayudar a prevenir las infecciones uterinas en las hembras.

Los gatos machos no castrados son más propensos a entrar en peleas. Esto significa que están predispuestos a abscesos, y al Virus de Inmunodeficiencia Felina. También son más propensos a vagar o rociar la orina en la casa.

Se pueden esterilizar la mayoría de los gatos de 16 semanas de edad, siempre y cuando sean lo suficientemente grandes.

Dieta

Una buena dieta es esencial para ayudar a tu gatito a crecer en un gato saludable. No le des alimentos de gato adulto - le faltarán los minerales esenciales que necesita.

Debes alimentar a tu gatito 4 veces al día hasta que tenga 12 semanas. Después, baja hasta 2-3 veces al día hasta los 6 meses. Las instrucciones de tu envase de alimento son apenas eso - puedes necesitar cambiar la cantidad basado en los niveles de actividad de tu gato. Algunos gatos prefieren los alimentos secos, y otros prefieren los húmedos.

Algunos alimentos secos pueden ser buenos para los dientes de tu gato, pero algunos gatos no lo comen así que haz lo que mejor funcione para ti y tu gatito.

Comportamiento

Tu gatito puede ser lindo, pero es importante establecer límites desde una edad temprana. No dejes que te muerdan o salten sobre las superficies de trabajo.

Es posible entrenar a tu gato para que venga cuando lo llames usando entrenamiento positivo basado en recompensas. Juega con tu gato y alterna sus juguetes para que no se aburra. Esto es particularmente importante si mantienes a tu gato en el interior. Un gato aburrido es un gato travieso – ¡tu papel pintado y muebles sufrirán si no ofreces entretenimiento!

La bandeja de arena

La mayoría de los gatitos aprenderán por sí mismos a utilizarla. Si tu gatito no está usando la bandeja de arena, ayúdalo poniendo algunas bandejas alrededor de la casa. Prueba con diferentes sustratos y no coloques la bandeja cerca de su comedero. Si esto no funciona, hazlo revisar por un veterinario. Una infección del tracto urinario o diarrea podría detenerlo de llegar a la bandeja a tiempo.